26 de mayo de 2017

Narrativas escolares. Observación de una sesión de Lengua y Literatura en la ESO

La experiencia que hice en el Instituto Jorge Juan de Alicante  ha sido particularmente agradable y, para eso, tengo que agradecer a mi tutor del Prácticum Ricardo Matas, el profesor por excelencia que todos los alumnos desearían tener. 
Inicialmente, le pedí si podía observar y dar clase sólo en un curso de 1° o 2° de la ESO por el hecho de que tenía miedo al impartir clases a alumnos más mayores. Sin embargo él, viéndo mi inseguridad y querendo que yo aprendiera lo máximo, decidió llevarme consigo a todas las clases que tenía que impartir en los diferentes cursos, para luego darlas yo misma. 
Durante mi estancia, asistí a muchas clases tenidas en el PASE (programa de acogida al sistema educativo) y a dos clases tenidas respectivamente en un 1° de Bachiller y en un 4° de la ESO.
 En la clase tenida para el 1° de Bachiller, mi tutor tenía que explicar "la Comunicación y sus elementos". Una vez explicados los seis elementos de la comunicación (emisor, receptor, enunciado, codigo, canal y contexto), Ricardo dio algunos ejemplos para que los alumnos pudieran entender el tema. Luego, para mostrar las dificultades que se pueden tener en una conversación y los malentendidos que suelen pasar, se hizo un juego, lo del "Teléfono descompuesto", para que los chavales escucharan cómo un mensaje se va distorsionando al ser transmitido a lo largo de una cadena de oyentes. Los alumnos, divertidos y relajados, parecieron entender bien lo que el profesor quería transmitirle. A continuación, mi tutor hizo algunos dibujos en la pizarra para que se entendiesen los "tres actos de habla". 
La clase, de sólo 45 minutos, no nos dio el tiempo de adelantarnos con el tema. Sin embargo, dedicamos los últimos 5 minutos  a preguntas varias.

Al término de la clase, después de haberme felicitado con Ricardo por haberla tenido sin ningún esfuerzo o aburrimiento por parte de los alumnos, le pregunté si ellos habrían tenido que hacer exámenes  para comprobar el aprendizaje de algunos temas tratados (yo quería aprender a evaluarlos). Él me contestó diciendo que no quería evaluar a los alumnos por las notas que iban a sacar en los exámenes, sino por medio de la observación de las conductas y de las tareas que iban a desarrollan en el aula misma. En esto estuve totalmente de acuerdo con él. 
Creo que prepararse unos argumentos simplemente para aprobar un exámen pone al alumno en una condición de estrés que hace que aprenda los temas de manera mnemonística. Por lo tanto, el día en el que enseñaré de nuevo,  intentaré, por cierto, actuar de esta manera en la hora de evaluar a mis alumnos.

25 de mayo de 2017

La Educación en 2030


A pesar de que los modelos de enseñanza han cambiando bastante lentamente a lo largo del tiempo, intento imaginar, en 2030, una escuela que ayude, lo más que pueda, a los alumnos a desarrollar habilidades y destrezas necesarias para su vida profesional.

Viajando a través del tiempo, me imagino clases con grupos muy pequeños de alumnos, que vienen de diferentes nacionalidades, y profesores que ententan trabajar de la manera más personalizada posible con cada uno de ellos, enfrentándose a sus necesidades.
 El uso de las TICs en la enseñanza será indispensable y todos los alumnos tendrán la posibilidad de hacer clases en zonas abiertas, en Plain Air, a contacto con la naturaleza. 
Me imagino clases impartidas de modo “Transversal” donde se abordarán - desde la escuela primaria hasta al bachiller - temas realmente importantes para vivir mejor y en un mundo mejor. El contacto con la naturaleza creará una conexión con el alumno, inextirpable, que lo llevará a respetar el entorno como si fuese su propia casa, ya que nuestro entorno es nuestra casa. Además, se abarcarán temas relativos a la higiene, conducta sexuales, alimentación, uso de sustancias nocivas ect. para que los chavales crezcan disfrutando la vida mejor que puedan.

Noticia sobre Lengua y Literatura: "La novela negra no es una enfermedad venérea"

http://cultura.elpais.com/cultura/2017/05/19/elemental/1495173744_317866.html

Son dos los gigantes contemporáneos europeos de la novela negra: Philip Kerr (Edimburgo, 1956) y Bernard Minier (Beziers,1960). Como nos cuenta El País, el primero triunfa, desde finales de los ochenta y principios de los noventa, con la trilogía de Berlín (ahora reedita en un único volumen RBA). Con respecto a Minier, por su parte, es un funcionario transformado en maestro del thriller a una edad más tardía, que con sus tres primeras novelas supuso un impulso renovador al género en Francia.
Philip Kerr hará una confesión para El País: "No soy un escritor de novelas negras. Hay autores que hablan de las reglas del género. La única regla que hay que respetar es la que nos lleva a hacer buenos personajes y a escribir buenas novelas. El problema de la novela tradicional es que ha creído que la paciencia de los lectores dura para siempre". En contra, B. Minier contestará, muy serio, así: "Estamos en un festival de género y hay un montón de escritores que dicen que no son autores de novela negra. La novela negra no es una enfermedad venérea".


Reseña: "Memorias de una vaca"



Bernardo Atxaga, el que dio origen al relato Memorias de una vaca, es Jose Irazu Garmendia, un talentoso escritor español que tiene el mérito de ser el autor más leído y traducido de la lengua euskera. Ese libro, que se coloca entre sus relatos juveniles, nace a partir de la memoria de una vaca, la que hace un recorrido histórico desde el momento de nacer, justo cuando estalla la guerra civil española, hasta finales de los noventas.

22 de mayo de 2017

Reseña de "Palabras de Caramelo" en Goodreads

He elegido publicar la reseña de Palabras de Caramelo de Gonzalo Moure a través de Goodreads.
Aquí está el enlace para visualizarla: https://www.goodreads.com/user/show/67815444-alberto



Palabras de Caramelo

La educación en 2030

En los últimos cincuenta años, para ser sinceros, la escuela no ha cambiado mucho respecto a las condiciones materiales donde se imparten las clases y, en muchos casos, desgraciadamente, ni siquiera respecto a la metodología didáctica. Sería posible imaginar una ruptura drástica con este modelo que llevaría, dentro de 15 años, a una innovación radical en la educación, con la ayuda de las TIC, que reclaman cada vez más espacio.